RECETAS TIPICAS DE MARRUECOS

dimarts, 29 de març de 2011

CUSCUS

El Cuscus es un plato árabe que se elabora a base de trigo, carne y verduras. Se cocina al vapor o, si no se dispone del recipiente apropiado, al baño maría.

Para preparar el Cuscus se utiliza una “cuscusera”. Este recipiente se compone de tres partes, la de abajo es una olla estrecha y alta (donde se cocinan los alimentos), la intermedia es más baja y ancha que la anterior con perforaciones en el fondo (donde se cuece al vapor el cous cous), la superior es la tapa que también tiene algunas pequeñas perforaciones.












Ingredientes (para cuatro personas):
o Cuscus (250-300 gramos),
o 200 gr. de carne de cordero
o 2 calabacines más bien pequeños
o 1 pimiento rojo más bien pequeño
o 1 cebolla fresca
o 1 puerro
o 2 zanahorias no muy grandes
o 3 dientes de ajo
o 2 tomates no muy grandes
o un trozo de calabaza
o un puñado de judías verdes
o pimienta negra en grano
o comino en grano
o una ramita de menta fresca,
o sal
o aceite de oliva virgen extra
o agua


Elaboración:
Se preparan las verduras, partiéndolas en trocitos más bien pequeños. A los tomates, zanahorias, calabacines, calabaza, ajos, puerro y cebolla fresca se les quita la piel. Al pimiento rojo se le quita las simientes. A las judías verdes se les quitan las puntas y los hilillos de los lados.
Se pone el recipiente de abajo de la cuscusera en el fuego (fuego medio o medio fuerte) y se le echa un chorreón de aceite hasta cubrir el fondo. Se añade la carne.
Se añaden a la cuscusera el puerro, la cebolla, el ajo y el pimiento rojo. Se rehoga cinco minutos.
Se añaden la zanahoria y las judías verdes. Se rehoga otros cinco minutos.
Se añaden la calabaza y el calabacín. Cinco minutos más rehogando.
Aprovechamos este momento para ir preparando las especias y el cous cous. Echamos en un mortero los granos de pimienta y comino con un par de pellizcos de sal y los machacamos. De la ramita de menta nos quedamos solo con las hojas. La cantidad de especias a usar depende del gusto de cada cual. Se pueden usar otras, como cilantro, tomillo, pimentón, hierbabuena, jengibre, pimienta blanca, albahaca, azafrán...
Cada uno según lo que desee y su familia o amigos le permitan.
Del paquete de Cuscus usamos aproximadamente la mitad, o sea, unos 250 a 300 gramos.
Cogemos un vaso de agua y le añadimos una cucharadita de sal. Lo calentamos, disolviendo los restos de sal. Lo añadimos al cous cous (que hemos depositado en un plato hondo) y removemos para que se humedezca homogéneamente.
Volviendo a la cuscusera, añadimos el tomate, el pollo, la menta y las especias, rehogando otros cinco minutos.
Aprovechamos para echar el Cuscus humedecido en el recipiente perforado de la cuscusera. Con los dedos removemos el cous cous para que quede suelto y repartido uniformemente.
Añadimos dos vasos de agua caliente a la olla y removemos (a lo largo de la cocción deberemos ir mirando el guiso para que no se quede sin caldo, echando el agua necesaria, y para que no se pegue). Colocamos el recipiente perforado encima de la olla y lo tapamos. De vez en cuando destapamos hasta que veamos que sale el vapor, momento a partir del cual dejamos cocer unos quince minutos (con la tapa puesta).
Retiramos el recipiente perforado con el Cuscus. Removemos este con una cuchara de madera hasta que se suelte. Añadimos un vaso de agua caliente (sin sal) y removemos de nuevo para que se humedezca homogéneamente y quede bien repartido. Volvemos a colocar el recipiente perforado encima de la olla. Dejamos cocer otros quince minutos.
Retiramos el recipiente perforado y removemos el Cuscus con una cuchara de madera hasta que se suelte y quede bien repartido. Esta vez no se le echa agua. Volvemos a colocar y dejamos cocer otros quince minutos.

Una vez pasado este tiempo, el Cuscus debe estar preparado (es como la pasta, se infla doblando su tamaño, se reblandece y se vuelve más claro). Si no es así, se deja cocer un tiempo prudencial hasta que termine de hacerse. Si se ha alcanzado ya el punto óptimo, se retira el recipiente perforado, se echa el Cuscus en una bandeja honda y se remueve con una cuchara de madera para que el grano quede suelto. Miramos el guiso, si tiene poco caldo para nuestro gusto añadimos agua, si tiene mucho dejamos consumir (yo aconsejo no dejar el guiso seco, sino con un poquito de caldo).

Finalmente sacar la carne y las verduras de la marmita con una espumadera; ponerlas en una fuente mantenerlas en calor y formais un pozo en el centro donde pondreis la carne y las verduras, espolvorear el caldo y dejen absorber.
Servirlo inmediatamente con el caldo reservado(en una sopera) para aquellos que aman el cuscús bien regado.

1 comentari:

  1. me han gustado mucho las recetas, pero por otro lado me ha resultado un poco chocante que esto sea un blog de recetas marroquíes y el blog tenga de fondo la imagen de una bodega de vinos..
    Un saludo.

    ResponElimina